Benidorm - la historia de un pueblo pesquero

Benidorm - la historia de un pueblo pesquero
11 may 2020

Benidorm es un centro turístico conocido en el mundo entero. Se encuentra en la Costa Blanca, a 120 km de Valencia y a 40 km de Alicante. Benidorm es visualmente muy inusual y no se parece mucho a los típicos pueblos mediterráneos: es una ciudad moderna, con una gran cantidad de rascacielos, tantos que los periodistas a menudo la llaman Manhattan español.

En Benidorm hay diversión a lo largo de todo el año, así que la ciudad está llena de turistas tanto en invierno, como en verano. En invierno, por regla general, aquí hay más turistas españoles de tercera edad y, también, muchos amantes del sol invernal de los países del norte: Suecia, Noruega, Inglaterra, etc.. Y en verano, los españoles vienen en masa desde el centro del país y las provincias del norte, igual que los alemanes, los franceses, los rusos, los británicos y la lista es casi interminable… La ciudad se convierte en un hervidero, la música no se detiene las 25 horas al día y hay fiesta para elegir – bares de todo tipo, discotecas para cualquier gusto y edad, actuaciones de artistas callejeros y de estrellas internacionales… En Benidorm también hay otros entretenimientos: muy cerca de la ciudad se encuentran varios parques temáticos: "Terra Mítica", “Terra Natura” y “Aqua Natura”, Aqualandia, Festilandia, etc..

¡Y solo pensar que hasta los años 50 del siglo XX el Benidorm no era más que un pequeño pueblo pesquero con menos de 2 mil habitantes! La historia de esta ciudad, ubicada en una cómoda bahía natural, comenzó incluso antes del nacimiento del Cristo: primero aquí vivieron los Íberos, cuya ocupación principal era la pesca a juzgar por los hallazgos arqueológicos que datan de los siglos III - I. a. C.. Los griegos, los fenicios y los omnipresentes romanos también dejaron sus huellas por aquí.

Hay que decir, que hasta los años 50 del siglo XX, la historia de Benidorm es muy común y parecida a la historia de cualquier pueblo costero de por aquí: hasta los siglos XIII-XIV la zona estuvo bajo los moriscos, luego llegó la Reconquista y, como las setas después de la lluvia, surgieron castillos feudales en estos territorios. Los señores feudales a la vez de ser los dueños de las tierras, también estaban obligados a proteger la costa tanto de los piratas, como de cualquier otro intruso. En los siglos XV y XVI todo el Levante sufría terriblemente de la piratería, así que se tuvieron que construir torres de vigilancia a lo largo de toda la costa. En el siglo XV Benidorm, junto con el castillo del señor feudal, fue completamente destruido por piratas dos veces.

Y siempre la base de la población, exterminada por los piratas y las guerras, oprimida por el señor feudal o por los invasores, eran los pescadores. Solo esta ocupación podría alimentar a los lugareños. Claro que aquí también hubo agricultura, pero no era demasiado rentable debido a la escasez de agua dulce en los alrededores. De hecho, los pescadores de Benidorm se hicieron famosos en toda España por su técnica de pesca llamada la almadraba, que les permitía capturar muchos más peces en comparación con la pesca tradicional. En Benidorm, ese tipo de pesca se conocía desde el siglo XIV y solo desde el siglo XVIII comenzó a extenderse por el resto de la costa.

Tras la guerra con Napoleón, Benidorm quedó devastado y se convirtió en una base de piratas y contrabandistas. Tal fue el desmadre que ocasionaban, que en el año 1826 Fernando VII tuvo que emitir un decreto especial para armar la flota de Benidorm para liberar de una vez la zona de estos elementos indeseables. A partir de este momento, las aguas de Benidorm estuvieron protegidas. Unos años más tarde, la flota local consistía en 6 barcos militares, el más grande de los cuales tenía 18 cañones. Esta compañía se convirtió en la primera compañía comercial de la guardia costera y dió al mundo muchos navegantes maravillosos que llevaron sus barcos a través de todos los mares y océanos.

En la segunda mitad del siglo XIX, tras el desarrollo de la red de transporte de Valencia y Alicante, llegaron a Benidorm los residentes adinerados de Madrid y Alcoy. En 1870 se construyó el Balneario la Virgen del Sufragio. El sector turístico de la ciudad pegó un subidón, pero las demás áreas de la economía cayeron en decadencia: la vinificación fue paralizada por la filoxera, que destruyó los viñedos por toda Europa. El comercio marítimo también estaba en crisis: España perdía rápidamente todas sus colonias…

Luego llegó la Guerra Civil, después la Segunda Guerra Mundial… Desde luego, no era un buen tiempo para el turismo ...

Pero un milagro turístico ocurrió en el año 1952, cuando en Benidorm habitaban solo 2 mil personas: el alcalde del pueblo, Pedro Zaragoza, decidió convertir su ciudad en un centro conocido internacionalmente. Su plan era simple e ingenioso: llevar a cabo una campaña publicitaria para que toda Europa supiera que Benidorm existe. Toda la campaña la inventó él mismo: encontró una familia de pastores de renos de Laponia, que fue con él a todos los aeropuertos europeos, llevando una pancarta que decía en español e inglés que esta familia del norte se iba de vacaciones al soleado Mediterráneo, a Benidorm. Esta campaña publicitaria fue extraordinaria e innovadora y llegó a las portadas de los periódicos de todo el mundo, lo que hizo famoso tanto a Benidorm, como a su alcalde. Desde entonces, la población de Benidorm aumento hasta 72 mil personas. ¡Eso sin contar a todos los turistas que llegan aquí cada año! Desde luego fue un alcalde muy inteligente y perspicaz. Y la idea de hacer una ciudad más vertical, que horizontal, también fue suya.

Benidorm es multinacional: desde el principio empezó a llenarse de suecos y noruegos, alemanes, holandeses, británicos, etc.. Todos aquellos que echan de menos tanto el sol, como el calor…

Benidorm en verano es bueno para cualquiera que tiene el alma joven: solo los amantes de la paz y de las vacaciones muy tranquilas y sosegadas no lo disfrutaran demasiado. ¡Porque aquí siempre hay música, ruido, fiesta y fuegos artificiales por la noche! Bueno, Benidorm en temporada baja es algo más tranquilo ¡pero también muy agradable! Un sol más suave, unas playas amplias, limpias y con pocas personas… Pero, incluso en invierno, abre la mayoría de los bares, restaurantes, discotecas y otros lugares de entretenimiento, así que, hay diversión y descanso para todos los gustos y bolsillos.

Si no conoce Benidorm, ¡venga y descúbralo, aquí hay algo interesante para cualquiera!  

Galería de imagenes

© 2020 Costal Real · Nota legal · Privacidad · Cookies · Mapa Web · Diseño: Mediaelx